lunes, 27 de noviembre de 2017

CLAVES PARA LA EDUCACIÓN EN EL SIGLO XXI



26 noviembre 2017
Olga R. Sanmartín, del diario El Mundo, ha acudido a Doha, Qatar, a la Cumbre Mundial sobre Innovación en la Educación, la famosa WISE Summit 2017 (www.wise-qatar.org/summit) que ha reunido una vez más a los mayores expertos en enseñanza del mundo entero.  

En esa cita ha quedado claro que ni la postmodernidad ni la capacidad de adaptarse o de innovar van a ser más importantes en las nuevas generaciones que habilidades clásicas como saber leer y entender lo que se lee, tener certezas firmes y valores éticos, reglas bien delimitadas y disciplina. Lo clásico sigue siendo lo eficaz, y en el siglo XXI, más global y tecnológico que nunca, se verá claramente.  

La periodista de El Mundo lo resume en 10 conceptos-clave que marcarán la educación eficaz. 

Diez claves para educar mejor a las nuevas generaciones

1. EL ASOMBRO
Platón dijo que el fin de la educación era «enseñar a desear lo deseable». El buen educador potencia la curiosidad y el asombro. Pero los críos de ahora viven estresados con sus tareas y sus extraescolares. «Los niños empiezan la escuela deseando aprender y acaban pensando sólo en aprobar», expresa Carmen Pellicer, presidenta de la Fundación Trilema. 

«Disfrutar del aprendizaje es fundamental. Educar no es cuestión de estrategia, sino de cariño. Frente a la presión academicista de los ránkings, del informe PISA y de las competencias, necesitamos una educación emocional, de aprender a ser persona». Hay que relajarse, volver a la naturaleza y vivir la experiencia de lo real. 

2. LA LEARNABILITY
Ya no vale con ser inteligente. Ni siquiera basta sólo con tener talento, que es la forma de gestionar la inteligencia. La palabra de moda es learnability, que José Antonio Marina define como «el deseo y la habilidad de aprender rápida y eficazmente». Es una herramienta clave para los jóvenes, que en su vida laboral tendrán que reciclarse entre 10 y 14 veces. 


El aprendizaje dura ahora toda la vida. El futuro no será de los más listos, sino de los que tengan más ganas de aprender y mantengan más tiempo ese deseo. La persistencia, el esfuerzo y el carácter son los valores del siglo XXI.

3. LA ÉTICA
La única cosa que tienen clara los distintos partidos políticos que negocian el Pacto de Estado por la Educación es que hay que poner más educación cívica en la nueva ley. Cada vez va a ser más importante enseñar en el respeto al diferente, porque cada vez hay más migraciones y más diversidad. Se ha puesto de moda en los colegios (el Miguel Catalán de Coslada, el Instituto de Sils) el aprendizaje-servicio, algo parecido a lo que antes se llamaba trabajo social. 


4. EL CONOCIMIENTO
Existe un creciente interés en el mundo educativo por que los niños aprendan conocimientos concretos. «Ahora se está poniendo mucho énfasis en la educación orientada para el mercado laboral, pero en el futuro veremos el regreso de la Historia, de la Geografía y de la Literatura. Si tenemos conocimientos concretos, podemos entender mejor lo que está pasando y estar más preparados. Los niños tienen que saber de dónde vienen y conocer el contexto. Los hechos son importantes», insistía durante la Cumbre Mundial de Educación el director de la revista económica tunecina Afrique Magazine, Zyad Limam. 

5. LOS LÍMITES
«Disciplinar no es solamente poner límites, es, sobre todo, educar en la conciencia delrespeto al valor terapéutico de los límites», expresa el educador Gregorio Luri, que dice que hay padres que piensan que el "no" es una especie de virus con un poder traumatizante.

Maia Chankseliani, profesora de Educación Comparada e Internacional en la Universidad de Oxford, lo corrobora: «Las reglas son muy importantes como parte de la educación. Los jóvenes no pueden ser completamente libres, deben estar enmarcados dentro de una cierta estructura». No hace falta ser unos padres autoritarios, pero sí poner reglas, educar en los hábitos y en el rigor y conseguir que se cumplan. Los límites dan seguridad en la incertidumbre.

[Esto se explica muy bien en el libro El colapso de la autoridad, de Leonard Sax, año 2017, que explicamos y recomendamos aquí en ReL]

6. LA RESILIENCIA
La resiliencia es la capacidad del ser humano para adaptarse positivamente a situaciones adversas. El mundo postmoderno está obsesionado con el éxito y no enseña a los niños a caerse y levantarse. No hay nada malo en la frustración, pero los padres tienen miedo a asumir que sus hijos fallarán. 


Fanny Auger, gurú de la 'slow life' [vida lenta] que imparte talleres en Francia sobre cómo aprender a vivir con el fracaso, asegura que «fallar muestra cómo eres en realidad» y recuerda los inconvenientes de querer alcanzar la perfección a toda costa. «Muchos problemas vienen porque los niños tienen miedo a defraudar a sus padres. Hay que ser compasivo y amable con uno mismo», indica. Un fracaso a tiempo es un triunfo; por ejemplo, una mala nota puesta a principio de curso ayuda a mejorar. 

7. LAS TIC
Karen Symms Gallagher, decana de la Rossier School of Educaction de la Universidad del Sur de California, cuenta cómo «la tecnología sirve para individualizar los programas educativos» de cinco high schools que ha rediseñado para repescar a alumnos que no lograban graduarse. 90 estudiantes de la misma edad tenían hasta 11 niveles educativos distintos, pero las tabletas les han permitido «aprender cada uno a su ritmo» dentro de la misma clase y con el mismo profesor.

Nadie discute los beneficios de las nuevas tecnologías; ahora bien, los alumnos deben aprender a distinguir lo esencial de lo irrelevante.

8. LA ALFABETIZACIÓN MEDIÁTICA
La mayoría de los expertos de la Cumbre Mundial de la Educación considera que en los colegios se deberían impartir herramientas de lo que se denomina alfabetización mediática (media literacy) para que los alumnos aprendan a detectar las noticias falsas.Insistió mucho en ello la jequesa de Qatar, Mozah bint Nasser, que reclamó que «en los planes de estudio haya competencias para que los estudiantes se aparten de pensamientos estereotipados».


9. LA LECTURA
No hay nada mejor que educar con el ejemplo y es difícil pretender que los chicos se interesen por un libro cuando el 36% de la población española reconoce que no lee nunca o casi nunca, según el CIS. Pero la lectura es importante, recuerda la OCDE, y cualquier lectura es mejor que no leer, sean cómics, revistas o novelas online. Además de sus ventajas cognitivas (refuerza la ortografía y la comprensión lectora), lo mejor de la lectura es que nos enseña a estar solos, nos permite viajar a otros lugares y vivir otras vidas y nos ayuda a entender el mundo

[En ReL fomentamos la lectura con nuestra Sección Libros]

10. APRENDER A ESCUCHAR
Sir Michael Barber, que fue asesor educativo de Tony Blair, explica que hay una escuela «muy buena» a las afueras de Londres, la School 21, «que está centrada especialmente en enseñar a los niños a escuchar y a hablar». El colegio forma en la oratoria, pero también proporciona herramientas para comprender otros puntos de vista. «Enseñar a argumentar es importante, pero mucho más es enseñar a escuchar. Es fundamental enseñar en el arte de no estar de acuerdo, porque, en la era de Twitter, la gente discrepa sin tratar siquiera de entender al otro».

miércoles, 15 de noviembre de 2017

SI TUS HIJOS TE DICEN ESTAS FRASES, ESTÁS EDUCANDO BIEN


Buen artículo con toque original.

Resultado de imagen de victor arufe
Eduacar a los hijos no es tarea fácil. Eso lo saben todos los padres. Sin embargo, según apunta Victor Arufe, profesor de la facultad de Educación de la Universidad de La Coruña, hay ocasiones en que los padres se dejan llevar por las peticiones que les hacen sus hijos, aunque sean pequeños. «Los niños, por edad, tienen derecho a exigir todo aquello que se les antoje porque no son conscientes de los efectos que tienen a largo plazo en su desarrollo. Pero los padres también están en su derecho a decir que no, precisamente para educarles en valores como la responsabilidad, la espera, la frustración, el aburrimiento... El problema es que por comodidad, la mayoría de las veces, los padres ceden. Están demasiado ocupados con el trabajo y hay menos paciencia a la hora de aguantar berrinches», confiesa.
Por este motivo, este profesor señala una serie de frases que se pueden escuchar a niños «bajo la supervisión de padres "en peligro de extinción" y no influenciados por modas pasajeras del ámbito de la educación. Pero... a quienes admiro y arropo».
1. Todos mis amigos tienen más y mejores consolas que yo
El profesor explica que si unos padres escuchan esto a menudo es porque se preocupan que su hijo no solo está en este mundo para jugar a decenas de videojuegos y tener diferentes consolas. Una o dos puede ser más que suficiente. «Una para casa y una portátil, para llevarla de viaje; con esto ya están cubiertas las necesidades básicas (si se le puede llamar así) del tiempo de ocio destinado a los videojuegos. Si le acostumbran a tener todas las que salen nuevas, serán un gran cliente de las grandes marcas de videojuegos, pero no serás un buen educador».
2. Los padres de mis amigos les dejan ver realities y otros programas de TV de horario nocturno
«Soy consciente que esos "malditos" padres os perjudican a muchos de vosotros. Respirad y contad hasta 10 cada vez que escuchéis decir esto a vuestro hijo. Después preguntadle qué le puede aportar para su crecimiento personal ver esos programas».

3. Quiero un perro como el del vecino y nunca me lo quieres comprar
Cuando llegue este momento, Arufe aconseja preguntar a los niños si él se hará responsable de bajarlo todos los días, lavarlo, limpiar lo que ensucia en casa, ponerle la comida y bebida a diario, llevarlo al veterinario, etc. «Si aún así dice que sí, entonces un día lo lleváis a la protectora más cercana y allí preguntáis por el perro que mejor se adapte a vuestro hogar».
4. No entiendo por qué tengo que hacer tanto deporte
Esta frase es un buen síntoma porque «hay muchos niños comodones que no les gusta esforzarse. El deporte es un gran medio para trabajar los valores de esfuerzo, resiliencia, sacrificio, constancia... Valores que serán necesarios en el mundo adulto. Dejarse llevar por lo que quiere un niño sedentario es crear las bases de una persona condenada al sedentarismo. Desde pequeño —explica— debemos establecer un hábito hacia el deporte, y ser conscientes que al principio puede no gustar a los niños. Eso sí, no te pases inscribiéndolo a muchos deportes», advierte.
5. Nunca me compras ropa de marca
«Y qué felices los hacemos cuando de repente un día le compras una sudadera Nike!», apunta Victor Arufe. Lo importante es tener ropa, la marca es lo de menos. «Debemos decirles que no siempre las marcas ofrecen calidad y que, incluso, si la compra puede que otros veinte niños lleven la misma prenda. Enséñale a valorar si le sienta bien, si le gusta el tacto de esa prenda, los colores, si ahorra dinero con la paga al no comprar una de marca, etc».
6. Mis amigos van a un restaurante de comida rápida una o varias veces a la semana y nosotros casi nunca
«Qué malos son los padres que no van casi nunca a los restaurantes de comida rápida y se preocupan por darle la mejor alimentación a sus hijos a base de caldos y comidas bien preparadas con ingredientes lo más naturales posible», ironiza este profesor. «Estoy seguro que cuando vaya a una hamburguesería u otro restaurante de comida rápida lo va a disfrutar mucho más que el niño que va 3 veces por semana. Estas son las cosas que os agradecerán cuando sean adultos».
7. Todos mis amigos tienen móvil menos yo
También puede decirte que todos los amigos tienen mejores móviles que él. «Si tiene móvil, tendrás que enseñarle a usarlo, gestionarlo, hacerle ver el gasto que conlleva para ti, decirle que lo cuide, que lo use a unas determinadas horas del día, que no envíe ni comparta cosas que puedan estar relacionadas con valores negativos, bullying, etc. En definitiva, que tendrás que emplearte a fondo para que no sea un niño o adolescente cuyos papás le han cedido al móvil la función de su tutoría y acompañamiento en la vida. Si no tiene móvil, invítale que te diga 5 razones importantes para que se lo compres. Me temo que no llegará a las 5», confiesa.
8. Todos mis amigos tienen Instagram
En este asunto Arufe es tajante. «Es increíble como muchos padres consienten que sus hijos menores de edad estén enganchados a diferentes redes sociales solo con el objetivo de compartir fotos de su cuerpo o estética corporal, llenas de filtros y desvirtuando la realidad. ¡El mundo no necesita cuerpos bonitos, necesita mentes sabias!».
9. Todos mis amigos se acuestan a la hora que quieren
Los niños deben tener horarios y el sueño está dentro de ese horario. El profesor recomienda establecer dos tipos de hora para acostarlos, la diaria adaptada al horario de la escuela y la de fin de semana. Lo importante es que descansen las horas que recomiendan los expertos en pediatría y sueño. Hay niños que van con mucho sueño al colegio y no son capaces de prestar atención o seguir la explicación del profesor, lo que puede conducir a un fracaso escolar.
10. A todos mis amigos les dan una paga mayor que la mía
Dice un viejo proverbio chino«regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida». «Acostumbrar a los hijos a recibir pagas grandes sin apenas hacer esfuerzo para conseguirlas es crear una obligación que no tienes por qué tener. Conforme avance en edad —explica Arufe— te irá pidiendo más y más cuantía, y llegará un momento a los 16 años, que te pedirá semanalmente 50 euros a los que no podrás acceder. Ahí empezará un conflicto familiar difícil de resolver».

miércoles, 25 de octubre de 2017

DECIMOS QUERER EDUCARLES BIEN PERO LA REALIDAD ES OTRA





LaFamilia.info/Noelia López-Cheda 

 Foto: Noelia López-Cheda

“¡Me niego a ser la agenda de mi hija por el whatsapp!” dice enfáticamente Noelia López-Cheda, autora del libro No seas la agenda de tus hijos y prepáralos para la vida,  quien señala que “aunque los padres queremos que los niños sepan defenderse en la vida y tengan los recursos para afrontar el fracaso, no les preparamos para ello sino todo lo contrario”. 

Noelia es ingeniera industrial, Coach profesional, consultora en temas de Recursos Humanos, conferencista y Máster de Profesor de Educación Secundaria y Bachillerato. Esta española apasionada de la educación, considera que los padres deben buscar que los hijos desarrollen ciertas habilidades fundamentales para la vida como son la autonomía, la proactividad y la comunicación; pues de lo contrario, es posible que los hijos sean inseguros, no asuman responsabilidades, dependan de los padres para tomar decisiones y no aprendan a razonar ni tolerar la frustración. 

“Ayudar a nuestros hijos, sí; ser su agenda o suplantarles, no”

Noelia relata la situación que la hizo caer en cuenta que estaba siendo la “agenda de su hija” y que de cierta manera le estaba "viviendo su vida", lo cual la perjudicaba más de lo que la beneficiaba, siendo así un llamado de atención para hacer un cambio rotundo, este es su relato:

“Recuerdo la primera vez que envié y recibí los deberes que se había olvidado Enma por el grupo de whatsapp de las “madres” del cole. “¡Qué maravilla esto!” pensé inocente de mi sin saber entonces que se iba a convertir en un monstruo que me engulliría en una vorágine de mensajes a partir de las 6 de la tarde con listado de tareas unido a mil fotos de los libros, ejercicios… que me saturaban el espacio del teléfono y cuando tenía que hacer una foto me decía: “memoria llena”. 

El día que “vi la luz” lo recuerdo con bastante claridad. Fue así:

– Enma: “mamá se me ha olvidado la hoja de los ejercicios de matemáticas, ¿lo dices en el grupo y que te lo manden?”.

Yo como madre solícita, amantísima y servicial me dispuse a hacerlo mientras dejaba las llaves en la entrada, soltaba el bolso en la silla, me sacaba el teléfono del bolsillo y dejaba la bolsa de la compra en el suelo. ¡”Multitasking” en acción!

Entonces algo me paralizó. Fue algo así como “un bofetón de realidad”. Me quedé mirando el teléfono a la vez que veía varios emails de clientes parpadeando en la pantalla y entonces comprendí.

Pero ¿qué narices estoy haciendo? pensé. Se acabó.

- Enma cariño, no es mi responsabilidad que se te hayan olvidado los deberes, es la tuya, por lo tanto mañana dices a la profesora que no los llevas porque se te olvidaron y que la próxima no se te olvidarán.
- Pero ¡¡¡mamá!!!! ¡¡me pondrá mala nota!!!!!
- No pasa nada, la próxima seguro que ya no te la pone.
- Y ¿por qué no lo pides al grupo con lo fácil que es?
- Pues precisamente porque ese grupo no está para ser el paralelo de tu agenda sino para cosas urgentes del colegio. Tú no debes confiar en que el móvil de tu madre responda a tus olvidos ya que, es tu responsabilidad traer tu agenda con tus ejercicios. Yo tengo mi agenda y no te pido a ti que me recuerdes si tengo que responder a un cliente, si tengo que preparar un material….así que cada uno debe asumir su parte.

Lo entendió perfectamente y ya nunca más me ha pedido nada de eso a pesar de los olvidos que, tengo que decir, son bastante frecuentes”. 

¿Qué estamos consiguiendo con ser agendas o ayudantes particulares en todo momento de nuestros hijos? 

La autora responde a esta pregunta: “Lo de los deberes eternos en casa es otro tema (tengo muchos debates sobre deberes SÍ o deberes NO), voy al tema particular de asumir todo movimiento que hacen nuestros hijos como si fuéramos los ángeles protectores perpetuos tengan la edad que tengan. Lo que conseguimos es básicamente esto y la lista daría para mucho: 

- Niños que no asumen ningún tipo de responsabilidad para su edad.

- Niños que les da miedo hacer cualquier cosa porque tienen nuestros ojos encima por si se equivocan, porque nosotros se lo vamos a hacer mejor.

- Niños que prefieren poner la atención en otras cosas, porque para éstas “ya está mamá”.

- Niños que cuando crezcan solo esperarán instrucciones y órdenes para empezar a actuar. Esto es clave.

Una de las competencias que más trabajo con diferencia en empresas en formaciones y talleres además de ponencias, es la proactividad e iniciativa. Se trabaja también desde la competencia del conocimiento personal, conocimiento de fortalezas y autoconfianza por lo que si no “practicamos” con estas pequeñas cosas desde pequeños, no esperemos que lo hagan de mayores “señores futuros empresarios que van a contratarlos” (sí, los adultos que leéis, ¿qué pedimos en los trabajadores o en nuestros compañeros de trabajo? Esto mismito...)

– No me debo sentir como mala madre si no hago de agenda, me comporto como madre irresponsable si no educo para que mis hijos sean independientes y autónomos, 

– No me debo sentir como mala madre por no sentarme con ella/ellos a hacer los deberes, me comporto como madre irresponsable si no les brindo ayuda o apoyo emocional y de empuje cuando tengan realmente grandes dificultades.

– No me debo sentir como mala madre por no estar supervisando absolutamente todo paso que realice mi hija (el peque en este tema todavía no llega, seamos conscientes de las edades), me comporto como una madre irresponsable si desconozco dónde se mueve y con quién se mueve mi hija, que tiene cierto matiz diferente.

Hay estrategias de sobra para trabajar con ellos a estas edades, venga ánimo, que tenemos que hacer generaciones mejores que la nuestra, es fácil con un poco de reflexión y confianza" concluye la autora.

*Se publica bajo la autorización de Noelia Lopez. Conoce más de la autora en: noelialopez.com


martes, 17 de octubre de 2017

JUVENTUD HIPERCONECTADA



Resultado de imagen de ADOLESCENTE MÓVIL
Nuevo libro de una famosa psicóloga americana con datos interesantes.

Y artículo con datos interesantes del Intituto Nacional de Estadísticas y de la Asociación Española de Pediatría.


http://www.xlsemanal.com/conocer/sociedad/20171005/igeneration-jovenes-movil.html




martes, 19 de septiembre de 2017

UN CENTRO DE DESINTOXICACIÓN DEL MÓVIL EN MADRID



Una de las tragedias silenciosas que podemos y debemos evitar... Con límites, austeridad y educación.


La Comunidad de Madrid abre un centro para adolescentes adictos al móvil

Tratará a jóvenes de 12 a 17 años, y funcionará desde enero

La Comunidad de Madrid abre un centro para adolescentes adictos al móvil

La región abrirá en enero un centro de atención a adolescentes adictos a las nuevas tecnologías. Estará en marcha en enero en la plaza de Santa Cristina número 3. También realizará tareas de asesoramiento a padres. La presidenta Cifuentes ha explicado que este nuevo centro tiene como objetivo afrontar el problema que tienen cada vez más adolescentes con el uso y el abuso de las nuevas tecnologías, como el teléfono móvil, internet o las videoconsolas.
Además de provocar en ocasiones problemas de bajo rendimiento académico o aislamiento social, también suscitan a veces acceso a contenidos inapropiados, o colocan al adolescente ante situaciones de ciberacoso.
El nuevo centro estará atendido por un equipo de terapeutas que fijarán la magnitud del problema en cada caso, así como el tratamiento más adecuado. Las familias podrán acudir directamente al centro para plantear posibles casos de adicción a las nuevas tecnologías.

domingo, 17 de septiembre de 2017

reseña: RETOS EDUCATIVOS DE LOS ADOLESCENTES POSMODERNOS



Large 2009 ambitoculturalpamplona


Presentación del último trabajo de Gerardo Castillo
En la época de la modernidad la adolescencia se veía como una crisis transitoria; en cambio, con la llegada de la posmodernidad se la concibe como un estado permanente.
Los adolescentes de ahora son más inseguros y le tienen más miedo al futuro. Este libro plantea tres nuevos retos educativos a padres y profesores en la orientación de los adolescentes:
- Encontrar referencias formativas.
- Prevenir algunas conductas de riesgo.
- Enseñar a pensar, forjar la voluntad y cultivar competencias de inteligencia emocional.

Gerardo Castillo Ceballos (Cantabria, España), doctor en Ciencias de la Educación, ha sido Subdirector y profesor del Instituto de Ciencias de la Educación y del Departamento de Educación de la Universidad de Navarra, y profesor en el Máster sobre Matrimonio y Familia de la misma Universidad. Ha publicado numerosos libros de investigación sobre el Aprendizaje, la Adolescencia, el Matrimonio y la Familia. Cada año dirige Cursos y Seminarios en Universidades españolas y en el extranjero. 

jueves, 7 de septiembre de 2017

UNA TRAGEDIA SILENCIOSA... QUE PODEMOS EVITAR


Resultado de imagen de NIÑOS SOLOS

Dr. Luis Rojas Marcos, Psiquiatra.

..Hay una tragedia silenciosa que se está desarrollando hoy por hoy en nuestros hogares, y concierne a nuestras más preciosas joyas: nuestros hijos. ¡Nuestros hijos están en un estado emocional devastador! En los últimos 15 años, los investigadores nos han regalado estadísticas cada vez más alarmantes sobre un aumento agudo y constante de enfermedad mental infantil que ahora está alcanzando proporciones epidémicas:

Las estadísticas no mienten:
• 1 de cada 5 niños tiene problemas de salud mental 
• Se ha notado un aumento del 43% en el TDAH 
• Se ha notado un aumento del 37% en la depresión adolescente 
• Se ha notado un aumento del 200% en la tasa de suicidios en niños de 10 a 14 años

¿Qué es lo que está pasando y qué estamos haciendo mal?

Los niños de hoy están siendo sobre-estimulados y sobre-regalados de objetos materiales, pero están privados de los fundamentos de una infancia sana, tales como:

• Padres emocionalmente disponibles
• Limites claramente definidos
• Responsabilidades
• Nutrición equilibrada y un sueño adecuado 
• Movimiento en general pero especialmente al aire libre 
• Juego creativo, interacción social, oportunidades de juego no estructurados y espacios para el aburrimiento

En cambio, estos últimos años se los ha llenado a los niños de:
• Padres distraídos digitalmente
• Padres indulgentes y permisivos que dejan que los niños "gobiernen el mundo" y sean quienes pongan las reglas 
• Un sentido de derecho, de merecerlo todo sin ganárselo o ser responsable de obtenerlo 
• Sueño inadecuado y nutrición desequilibrada 
• Un estilo de vida sedentario 
• Estimulación sin fin, niñeras tecnológicas, gratificación instantánea y ausencia de momentos aburridos

¿Qué hacer?
Si queremos que nuestros hijos sean individuos felices y saludables, tenemos que despertar y volver a lo básico. ¡Todavía es posible! Muchas familias ven mejoras inmediatas luego de semanas de implementar las siguientes recomendaciones:

• Establezca límites y recuerde que usted es el capitán del barco. Sus hijos se sentirán más seguros al saber que usted tiene el control del timón.
• Ofrezca a los niños un estilo de vida equilibrado lleno de lo que los niños NECESITAN, no sólo de lo que QUIEREN. No tenga miedo de decir "no" a sus hijos si lo que quieren no es lo que necesitan.
• Proporcione alimentos nutritivos y limite la comida chatarra.
• Pase por lo menos una hora al día al aire libre haciendo actividades como: ciclismo, caminata, pesca, observación de aves / insectos 
• Disfrute de una cena familiar diaria sin teléfonos inteligentes o tecnología que los distraiga.
• Jueguen juegos de mesa como familia o si los niños son muy chiquitos para juegos de mesa, déjese llevar por sus intereses y permita que sean ellos quienes manden en el juego 
• Involucre a sus hijos en alguna tarea o quehacer del hogar de acuerdo a su edad (doblar la ropa, ordenar los juguetes, colgar la ropa, desembalar los víveres, poner la mesa, dar de comer al perro etc.) 
• Implemente una rutina de sueño consistente para asegurar que su hijo duerma lo suficiente. Los horarios serán aún más importantes para los niños de edad escolar.
• Enseñar responsabilidad e independencia. No los proteja en exceso contra toda frustración o toda equivocación. Equivocarse les ayudará a desarrollar resiliencia y aprenderán a superar los desafíos de la vida, 
• No cargue la mochila de  sus hijos, no lleve sus mochilas, no les lleve la tarea que se olvidaron, no les pele los plátanos ni les pele las naranjas si lo pueden hacer por sí solos (4-5 años). En vez de darles el pez, enséñeles a pescar.
• Enséñeles a esperar y a retrasar la gratificación. 
• Proporcione oportunidades para el "aburrimiento", ya que el aburrimiento es el momento en que la creatividad despierta. No se sienta responsable de mantener siempre a los niños entretenidos.
• No use la tecnología como una cura para el aburrimiento, ni lo ofrezca al primer segundo de inactividad.
• Evite el uso de la tecnología durante las comidas, en automóviles, restaurantes, centros comerciales. Utilice estos momentos como oportunidades para socializar entrenando así a los cerebros a saber funcionar cuando estén en modo: "aburrimiento"
• Ayúdeles a crear un "frasco del aburrimiento" con ideas de actividades para cuando están aburridos.
• Esté emocionalmente disponible para conectarse con los niños y enseñarles auto-regulación y habilidades sociales:
• Apague los teléfonos por la noche cuando los niños tengan que ir a la cama para evitar la distracción digital.
• Conviértase en un regulador o entrenador emocional de sus hijos. Enséñeles a reconocer y a gestionar sus propias frustraciones e ira.
• Enséñeles a saludar, a tomar turnos, a compartir sin quedarse sin nada, a decir gracias y por favor, a reconocer el error y disculparse (no los obligue), sea modelo de todos esos valores que inculca.
• Conéctese emocionalmente - sonría, abrace, bese, cosquillee, lea, baile, salte, juegue o gatee con ellos.


martes, 1 de agosto de 2017

INFORME SOBRE LA JUVENTUD DE HOY: HAY ESPERANZA

Hacen deporte, se drogan menos, leen más... Los datos desmontan los clichés negativos: los jóvenes de hoy son más juiciosos que sus padres.
Tendemos al catastrofismo. Vemos siempre lo más negativo de una juventud a la que creemos poco preparada, obsesionada con su imagen, egoísta, desencantada, enganchada a las drogas... En realidad nos ciegan los prejuicios: los datos demuestran que los adolescentes y jóvenes de ahora son más prudentes que las generaciones anteriores, tienen menos embarazos precoces, mueren menos en la carretera, sufren menos fracaso escolar que hace 10 años y vuelven antes a casa cuando salen de marcha... quizá porque se drogan menos.
No sólo eso: también leen más que los adultos que les miran con desdén, hacen deporte con más frecuencia y se asocian más con fines benéficos. También son más optimistas: según el barómetro 2017 del Centro Reina Sofía de Adolescencia y Juventud, la mitad cree que en un año estará mejor que ahora.
Lo que sí está por ver es si este cambio en sus pautas de comportamiento se debe a haberse criado durante una crisis económica, al aumento de su responsabilidad o a las nuevas restricciones legales y el aumento de la vigilancia.
El primer Informe sobre la Juventud en España se publicó en 1985. Por entonces, el futuro tampoco pintaba bien. Ahora se dice y se repite que los jóvenes de hoy son la primera generación que vivirá peor que la de sus padres. Un auténtico cliché que no se corresponde con la realidad. «Los jóvenes españoles se han hecho más ortodoxos, más formalmente correctos, más proactivos frente a lo comunitario, más implicados en lo común, y mucho más preocupados por el orden y la seguridad», concluía la investigación Jóvenes y Valores Sociales del Reina Sofía.
Anna Sanmartín, coordinadora de estudios del centro, cree que el mayor civismo y respeto por lo público es una reacción a tantos años de informaciones sobre la corrupción de los políticos. «Está por ver en qué se traduce esa percepción», puntualiza. Es decir: está por ver si ellos serán menos corruptos cuando alcancen el poder.
Los adolescentes de hace tres décadas no emigraban tanto como en la crisis de 2008, habían viajado mucho menos (en autobús y tren, porque no existían los vuelos low cost), hablaban inglés mucho peor y eran más rebeldes. No se hacía botellón masivamente, pero sí había quedadas de litronas; se conducía con menos miedo a los controles de alcoholemia, sin cinturón de seguridad en la parte de atrás del coche y sin casco en los vespinos.
Los jóvenes de hoy les dan noches más tranquilas a sus padres, porque llegan antes de marcha. En 2015, la mitad de ellos volvía a casa antes de las tres de la mañana. Salen antes, no van tanto a bares, ni a conciertos, ni de botellón. Muchos quedan a cenar en vez de irse de marcha a medianoche... como hacían sus padres.
Otra pista: en los años 80 no había Federación de Triatlón y eran sólo unos pocos los que se pasaban horas corriendo, nadando y montando en bici. En la actualidad hay 200 clubes y torneos por toda España ¡sólo de cadetes! Habría que recordar cuánto deporte hacían los que ahora rozan los 50.
«Se les critica en ocasiones por su bajo asociacionismo, pero ¿acaso se asocian más los mayores?», se pregunta Jorge Benedicto, Catedrático de Sociología de la UNED, que lleva décadas analizando a las generaciones adolescentes.
Los datos de la Encuesta nacional sobre hábitos y consumo culturales corroboran que en la franja de los 15 a los 24 años están los que consumen más videojuegos, pero también los que visitan más museos y monumentos, leen más, asisten a más espectáculos, van a más bibliotecas...
Al menos, cierta juventud. Sanmartín recuerda que «los jóvenes son igual de heterogéneos que el resto» de generaciones. Y eso significa que hay adolescentes responsables, miembros de equipos de debates y deportistas y otros que se dedican a fumar porros y pasan de ir a clase. El mismo abanico que entre adultos. Pero se pueden esbozar tendencias y la proyección no pinta mal, pese a los titulares alarmistas.
Sólo el ligero repunte del consumo de cannabis entre los más jóvenesregistrado en la Encuesta sobre alcohol y drogas en España oscurece el horizonte. Y sólo un poco. En realidad son los mayores los que, en proporción, más adicciones presentan. En su caso, a los ansiolíticos. Esos que hoy recurren al Trankimazin son los mismos, que hace 20 años, empezaron a beber alcohol y fumar marihuana a la misma edad, o incluso antes, de sus hijos.
En la década de los 80 se hablaba de la adolescencia forzosa de la juventud debido a la falta de salidas. En Madrid eran los años de La Movida, que popularizó canciones irreverentes que ahora serían imposibles de encontrar en la radio.
Aunque si hay un estribillo que se repite en todo este tiempo es el de las quejas sobre los males de la juventud. The kids are alright (Los chicos están bien), cantaban The Who en los 60. No sabemos si, ya septuagenarios, seguirán pensando lo mismo.

 15 COMENTARIOS

5
Soy profesor, y puedo asegurar que los padres son peores que los alumnos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...