lunes, 19 de febrero de 2018

CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS: MODA PELIGROSA PARA LOS ADOLESCENTES





Un 17% de jóvenes de entre 14 y 18 años ha fumado un cigarrillo electrónico en el último mes


LaVanguardia.com
“Es bastante preocupante”, afirma Esteve Fernández, director de la Unidad de Control del Tabaco del ICO (Instituto Catalán de Oncología). Para el doctor Fernández, esta tendencia es especialmente grave por lo que significa: “una puerta de entrada clara al tabaquismo comprometen la ‘desnormalización’ del tabaco conseguida tras muchos años de trabajo”.
Por un lado, los datos muestran una clara relación entre el consumo de cigarros electrónicos y el tabaquismo. “Algunos no han fumado nunca pero, en cambio, sí que han consumido cigarrillos electrónicos”, explica el director de la Unidad Contra el Tabaco. En concreto, un alarmante 15% de los jóvenes que nunca han fumado tabaco, confiesan haber utilizado estos dispositivos electrónicos.
“Esto nos alarma ya que puede indicar que se trata de una puerta de entrada al tabaquismo. Tenemos jóvenes que saben que el tabaco es malo, pero piensan que esto no lo es tanto. Se enganchan a la nicotina y luego pasan a fumar cigarros convencionales”.
El riesgo de caer en el tabaquismo a través de los cigarros electrónicos es elevado
El riesgo de caer en el tabaquismo a través de los cigarros electrónicos es elevado (Carpe89 / Getty Images/iStockphoto)
Una tendencia que se ha podido confirmar en países como Estados Unidos o Inglaterra, donde existen estudios longitudinales –aquellos que han seguido al mismo grupo de jóvenes durante varios años- en los que se ha podido comprobar que aquellos adolescentes que consumían cigarros electrónicos a los 12 o 13 años fueron, en gran medida, fumadores de tabaco convencional años más tarde.
Por otro lado, preocupa el hecho de que este consumo extendido de los cigarros electrónicos contribuya la normalización, de nuevo, del tabaco. “Habíamos logrado que nos pareciese normal no fumar en un restaurante, pero la ley ahora permite hacerlo con estos cigarrillos y podemos acabar con un trabajo que ha costado muchos años”, avisa el doctor Fernández.

Esta moda preocupa porque supone una puerta de entrada al tabaquismo y normaliza de nuevo su consumo

Los cigarrillos electrónicos se rigen por la misma normativa que la antigua ley del tabaco. Es decir, que no está permitido su uso en espacios como colegios y hospitales, pero si en bares y restaurante, por ejemplo. El hecho de ver gente fumando cigarros electrónicos en espacios como estos da una falsa imagen de inocuidad del producto. “Incluso hay algún padre que me ha dicho que ven mejor que sus hijos fumen esto a tabaco normal”, explica sorprendido el director de la Unidad de Control del Tabaco.
“Es un error decir que no hacen nada los cigarros electrónicos”, asegura tajante. Y es que a pesar de que muchos jóvenes piensen lo contrario por la gran variedad de sabores que ofrecen (fresa, menta, gin tonic, café, incluso los hay con sabores tan sorprendentes como donut), siguen siendo perjudiciales para la salud. “El 90% llevan nicotina a pesar de la baja percepción del riesgo” que tienen estos menores.
Al tratarse de un producto relativamente nuevo, aun no se conocen en profundidad todos los efectos que puede tener en nuestra salud. Sí que asegura que no son tan inocuos como se piensa: “Sabemos que no son lo que nos explicaron. No es solo vapor de agua, están compuestos por muchos otros compuestos que pueden ser tóxicos”.
En este sentido, algunos experimentos realizados han demostrado que aquellos que convivían con personas que fumaban cigarrillos electrónicos en sus casas “tenían sustancias nocivas en sus organismos, lo que demuestra que los fumadores pasivos también están en riesgo”, explica el doctor Fernández.

Sabemos que no son lo que nos explicaron. No es solo vapor de agua

El director de la Unidad de Control del Tabaco del ICO recuerda que estos cigarros contienen sustancias que no tienen los convencionales como pueden ser “los metales derivados del dispositivo electrónico, que se mezclan con el agua”. “Hay estudios que han encontrado metales en los pulmones de estos fumadores”, afirma y añade otro elemento que podría ser peligroso para la salud: “Lo que le da sabor son aromas alimentarios que no sabemos qué efectos tienen en los pulmones”.
Reconoce que los efectos no son tan graves como los que produce el tabaco: “Sí que es menos nocivo, pero casi cualquier cosa es menos nociva que el tabaco”, sentencia y advierte: “Falta tiempo para saber los efectos que tendrá en la salud. Pasa igual que con el tabaco en los años 70, se desconocían todos los problemas que podía causar”.
Esteve Fernández asegura que es primordial potenciar la comunicacióncon los alumnos por parte de padres y educadores para concienciar de los peligros de esta nueva moda. En este sentido, organismos de salud como la Agencia de Salud Pública de la Generalitat de Catalunya han enviado circulares a los centros educativos para repartir entre los alumnos y padres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...